Un proyecto para explorar nuestra insularidad

¿Cómo nos relacionamos con el mar? ¿Cómo los dominicanos nos acercamos a esa inmensidad azul verdosa que le venden a los turistas en las postales como sinónimo de paraíso?

 

Cada quien tiene su propia experiencia marina (o playera). Para mí, el mar fue un mundo totalmente desconocido hasta los 10 o 12 años. Recuerdo el mar a partir de una visita a Santo Domingo, capital de la República Dominicana, que recojo en este ensayo personal titulado “Nos robaron las aletas”. Si me llevaron antes a ver el mar, no logro recordarlo,  nunca he tenido buena memoria de todos modos.

 

Así que me pregunto: ¿Cómo es la relación de otras dominicanas y de otros dominicanos con el mar que rodea casi todo nuestro territorio? ¿Se sienten isleños, montañeses, citadinos? ¿Cómo el mar define nuestra identidad?

 

Con este proyecto me interesa explorar el mar como frontera física que nos acerca o nos aleja de otros países, como símbolo de pertenencia o de aislamiento, como espacio de producción económica, de conflictos ambientales y cómo personaje y escenario para la creación artística, académica o periodística.

 

¿Cómo haré este experimento? ¿Cómo abordaré nuestra relación con el mar desde múltiples perspectivas? Todavía no lo sé. Me he propuesto escribir cada semana sobre el mar, a partir de textos de otros o a partir de mis vivencias, de entrevistas o reportajes sobre temas tan diversos como la economía, la ciencia o el arte que publicaré en este blog.

 

Quiero que Proyecto Soy Mar sea una experiencia individual que me devuelva a la escritura, pero también un proyecto colectivo que nos ayude a conectarnos mejor con nuestro territorio y lo más importante, con los otros isleños que habitan en nuestro país, en nuestra isla, en todo El Caribe y con aquellos que residen lejos de la insularidad.

 

¿Se te ocurre una idea para abordar nuestra insularidad? Déjame saber, estoy feliz de empezar Proyecto Soy Mar. Soy una pececita curiosa que desea descubrir la inmensidad.

Soy Mar