Los Mundos que me ha recordado Pedro


La Chachalaca y El Pelón me han invitado a hablar con las ranas, a comer montañas de nieve y a recordar un tiempo en el que se podía ir a la luna en pompas de jabón, con sólo desear meterse en la burbuja. En ese entonces, el cielo estaba al final de una calle corta, pero separado del mundo por una pared de zinc que dos ángeles traviesos se atrevieron a poner allí por pura y cruel diversión. ¡La niñez! Don Yo de Córdoba, un duende más loco que una cabra, se llevó a los niños a un país de gente de dulce, donde quedaron atrapados por semanas. Para colmo, cuatro brujas los han raptado para convertirlos en esclavos, ¡qué horror! Gracias a Dios, a Júpiter o a las hadas La Chachalaca es perezosa y con tal de no trabajar se hace la enferma. A las brujas no les ha quedado más remedio que trabajar como burras, alimentarla y mimarla como a una princesa. El Pelón, pobrecito, tan serio, trabaja hasta partirse el lomo. 1 ¿Cuándo aparecerá don Yo de Córdoba para regresarlos a casa? Cuando a Pedro Henríquez Ureña le de la gana o tal vez es el duende que toma las decisiones. ¡Qué buen descubrimiento he hecho en las Obras Completas del respetable autor! Los Cuentos de la Nana Lupe, 15 narraciones que Henríquez Ureña le dedica a sus hijas son, para mí que no soy seria, la mejor parte de esta colección. Sus cultos poemas, sus sobrios estudios sobre lingüística, sus sesudos trabajos filosóficos me han servido para ampliar horizontes, ser un poco menos ignorante o de referencia para hacer un trabajo académico e impresionar a un profesor con citas interesantes y grandiosas conclusiones de engañabobos. Pero, durante todo un fin de semana, recorrí con La Chachalaca y El Pelón los países y lugares donde los aviones no llegan y de los que los diarios no tienen noticias. Sitios a los cuales muchos grandes académicos no irán jamás. Ahora soy tan amiga de estos tres, que hasta les invité a subir en una pompa de jabón para visitar la luna y tocar, por fin, el cielo. Sola, nunca me he atrevido, pero ahora tengo tres amigos que están más locos que yo. Los ángeles traviesos no me dan miedo, si ando con el duende Don Yo de Córdoba. Quiero conocerlos y morirme de la risa. 1. Del argumento de En Jauja y Con Las Brujas, dos narraciones de “Los Cuentos de la Nana Lupe”. P.89. Obras Completas, Tomo I, FICCION, Editora Nacional (Secretaría de Cultura), 2003. Imagen de Wikimedia. http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/16/Bubble_brokenchopstick.jpg/800px-Bubble_brokenchopstick.jpg


 RECENT POSTS: 
 SEARCH BY TAGS: 
No hay tags aún.